Los productos duran 30 días refrigerados, gracias a que están cocinados a baja temperatura.